fbpx
 

Sin categoríaCerveza y Buena Mesa

 
Nuria Mesalles17 años ago13816 min

 

Darle a la cerveza el lugar que le corresponde en la mesa, es el principal objetivo de la capacitación, impartida por Florida Bebidas al personal y clientes de exclusivos hoteles y restaurantes.
Algunos chistes calentaban el ambiente, muchos hacían bromas sobre lo duro que era aquel trabajo, pero alguien tenía que hacerlo. Y no era de esperar menos, pues eran las 8 de la mañana de un lunes, y un grupo de empleados del Four Seasons Resort iniciaría una capacitación sobre cómo disfrutar de una cerveza, según los diferentes tipos de comida.
Primero una breve introducción teórica, impartida por el Consultor Alfredo Echeverría, quien condujo toda la degustación, llevó a los asistentes a un recorrido por los inicios de la cerveza, como una bebida milenaria, cuyo nacimiento se remonta a la época de los egipcios, pasando por los romanos, hasta llegar a su producción industrial en Alemania, en el año 1332. Más adelante, se emitió la ley de la pureza en 1516, que sería el equivalente a las normas y regulaciones de calidad que tenemos hoy.  En Costa Rica, los primeros permisos de fabricación se dieron en el año 1852, y es en 1908 cuando fue creada Florida Ice & Farm, la cual también adquirió al primer equipo cervecero industrial Traube Pilsen, existente desde 1888.
Luego de la rápida introducción, Echeverría entró en detalle sobre la definición de una cerveza, sus ingredientes y la importancia de cuidar cada elemento, incluso el agua que lleva puede hacer la diferencia en el producto final, dado que de acuerdo con la cantidad de minerales que ésta contenga, así será el equilibrio en el nivel de dureza, resaltando la gran ventaja de la empresa Florida, dado que posee sus propios manantiales, que le sirven como fuente para sus bebidas.
Las tres C
Como una forma de guiar el paladar, Echeverría dio a conocer la teoría de las Tres C, la cual se basa en que la cerveza interactúa con la comida de tres maneras, y las tres comienzan con C: cortar, complementar y contrastar.
Cortar: minimiza la presencia de un sabor predominante. Por ejemplo, corta el sabor de alimentos muy condimentados o muy complejos, despejando el paladar para disfrutar mejor el siguiente bocado.
Complementar: en este caso, su función es la de acompañar, o hacerle eco a un sabor predominante. Por ejemplo, una cerveza liviana complementa un cóctel de mariscos frescos.
Contrastar: es oponerse a un sabor determinado, una cerveza compleja o amarga, contrasta con sabores simples como el de la pasta.
Se trata de guías útiles para disfrutar mejor de la cerveza, no obstante, según explicó Echeverría, no existe una regla de oro que deba seguirse, sino que todo depende del gusto de cada persona, y que éste se desarrolla de manera muy personal.
En todo caso, es importante tener presente que la cerveza tendrá un sabor diferente según el plato que se acompañe, por lo tanto, lo ideal es poder diferenciar qué es lo que se quiere, si cortar un sabor, complementarlo o contrastarlo, de manera que se pueda maximizar la experiencia en la mesa.  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Más notas interesantes

    Related Posts

    [bt_bb_article_container show_sticky="show-in-list" show_previous_posts="hide" order_by="default" author_filter="" category_filter="Sin categoría" responsive="" publish_datetime="" expiry_datetime="" el_id="" el_class="" el_style=""][bt_bb_single_article image_position="background" image_type="square" color_scheme="" responsive="" el_id="" el_class="" el_style="" columns="3" rows="1" title_size="medium" show_categories="no" show_author="no" show_date="subtitle" show_comments="subtitle" show_readingtime="bottom" show_viewcount="bottom" show_postformat="show-media" publish_datetime="" expiry_datetime="" h_tag="h4" image_format="horizontal-rectangle-3x2" show_excrept="no" gap="15"][/bt_bb_single_article][/bt_bb_article_container]